Hoy es viernes 20 de octubre de 2017 y son las 00:31 hs. - ESCUCHÁ RADIO FM MELODY 90.3, DESDE CHACABUCO PARA TODO EL MUNDO, TODO EL DÍA, TODOS LOS DÍAS, SOMOS UNA BUENA COMPAÑÍA
2 de octubre de 2017
PENSAR A PARTIR DE UN CUENTO, UNA FÁBULA, UN POEMA
El cuento que hoy te cuento no es un cuento porque yo lo cuento. Sólo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

 

Pensar a partir de un cuento, una fábula, un poema…. Nuestra empleabilidad.

Toda la vida he disfrutado, y aún disfruto de los cuentos, las fábulas, las frases, las metáforas. Entender su significado, aprender de ellas, y lograr que lo aprendido impacte en la vida cotidiana.

Propongo un nuevo segmento dentro del área de empleabilidad. El segmento de las fábulas, las metáforas, los cuentos. Aquí compartiremos material que si bien no tratan sobre el empleo, sus enseñanzas se aplican a nuestra tarea de ser empleables! Espero les guste!

Como primer cuento comparto “El elefante encadenado” de Jorge Bucay.

Nuestras creencias forman parte de nuestros modelos mentales y son estos los que establecen los límites de nuestras posibilidades. Todos somos como el elefante, vivimos la vida atados a muchas estacas. Hemos creado modelos mentales, que nos posibilitan o imposibilitan. Estos modelos mentales no solo se aplican a la vida cotidiana, sino que son aplicables al ámbito laboral.

Tal como el elefante, muchos de nosotros estamos imposibilitados por nuestro modelo mental de “no puedo”… Por ejemplo… “no puedo trabajar de lo que sueño, o solo algunos tienen el privilegio de trabajar de lo que les apasiona, yo no”. “ No puedo solicitar la remuneración deseada”, No puedo renunciar a este trabajo, me quedaría sin posibilidades laborales” No puedo darme el lujo de……

Crecemos repitiéndonos una y otra vez este mensaje…. Pero es una estaca lo suficiente mente fuerte, y real para trabar, bloquear, atar mis posibilidades actuales?

Por supuesto que comparto con Einstein” es más fácil desintegrar un átomo, que un pre concepto” pero no es imposible. Recordemos todos que “ hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica, y es la fuerza de voluntad!” Einstein

Les propongo intentar nuevamente y con todas sus fuerzas destrabar la estaca que nos imposibilita crecer y seguir adelante con nuestro desarrollo profesional. Estoy segura que todos podemos!!! El nuevo mercado laboral nos invita a cambiar, a arriesgar, a repartir las cartas y jugar de nuevo! .

Yo sí puedo!!

 

EL ELEFANTE ENCADENADO

Jorge Bucay

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante

siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas.

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.

El misterio sigue pareciéndome evidente.

¿Qué lo sujeta entonces?

¿Por qué no huye?

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?».

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede.

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.

Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…

Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que «no podemos» hacer montones de cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria este mensaje: No puedo, no puedo y nunca podré.

Hemos crecido llevando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y por eso nunca más volvimos a intentar liberarnos de la estaca.

Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la estaca y pensamos:

No puedo y nunca podré.

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









GUIA TELEFONICA

 

Buscar en Chacabuco
 

 

LA RADIO EN VIVO

 
 
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
17.34
17.74

 

RadiosNet